RINEH: DOCTORADO EN ENFERMERIA

Sobre la autora: 
Montse Pardo
Unidad de Hemodinámica del Hospital Clínic de Barcelona
Miembro del RINEH


RINEH: Doctorado en Enfermería
   El doctorado es el tercer ciclo de estudios universitarios oficiales. El último nivel de estudios se consigue cuando la Universidad otorga el máximo grado académico de Doctor (1), entendiendo que un Doctorado se obtiene después de la elaboración y posterior defensa de una tesis doctoral.
   
   El desarrollo propio para llegar a ostentar el máximo grado académico de Doctor en Enfermería no ha sido posible hasta el año 2005(1), Es a partir de la promulgación del Real Decreto 56/2005 de 21 de Enero (1), al amparo de la Reforma del Sistema Universitario Español cuando se modifica la estructura de las titulaciones universitarias. Esta reforma afecta positivamente a los estudios de Enfermería que pueden, si así lo desean, pasar de una titulación  de Diplomado Universitario, a cursar un posgrado que culmina con un Doctorado. Situación que rompe con el anterior “techo” académico que impedía el acceso a un Segundo (acceso a Master) y Tercer Ciclo (acceso a Doctorado) de formación universitaria para enfermería.

   El Real Decreto 195/2016, de 13 de mayo, por el que se establecen los requisitos para la expedición del suplemento Europeo al Título Universitario de Doctor deroga el Real Decreto 99/2011 y  obliga a presentar antes del 30 de septiembre del 2017 tesis registradas en el programa antiguo. Dicha modificación en el Real Decreto otorga un papel protagonista al investigador en formación o doctorando y una mayor exigencia en los criterios de admisión y seguimiento de los futuros doctores. 
   La finalidad en la obtención del título de Doctor,  es la formación avanzada del estudiante en las técnicas de investigación capacitándolo en el trabajo autónomo en el ámbito de la I+D+i. Para poder acceder es obligatorio haber cursado antes Grado y Posgrado en Programas Oficiales, un total de 300 ECTS y exige la elaboración, presentación y defensa de una tesis doctoral en tiempo completo a tres años con dos de prórroga y a tiempo parcial de cinco años con tres años  prorrogables (2).
   El acceso al Doctorado desde la disciplina enfermera es a través de la realización de un Máster oficial Universitario y la aceptación en la entrada en el programa de doctorado dependerá de criterios curriculares. Se trata de programas muy competitivos y exigentes con nivel de compromiso y capacidad de transferencia del conocimiento, donde los estudiantes dejan  de ser agente pasivo para convertirse en participantes activos e investigadores en formación con capacidad para transmitir el impacto de su investigación a los diferentes agentes implicados. Dichos programas exigen no sólo determinadas horas de formación investigadora, sino y sobretodo reportar a través de informes anuales y papers el estado actual de su investigación. 
   Los programas de Doctorado son propuestos por las diferentes Universidades, autoriza la viabilidad de las propuestas presentadas el Ministerio de Educación, son sometidas a un proceso de verificación y acreditación por parte de las Agencias Nacionales de Evaluación de la Calidad (AQU, ANECA)(3) y finalmente se autoriza la implementación  a través de las Comunidades Autónomas correspondientes que las lideran. 
   Los profesionales enfermeros han pasado de no poder acceder a programas de doctorado dentro de su propia disciplina, a poder entrar a cambio del cumplimiento de requisitos muy exigentes. El estado actual,  nos plantea escasos profesionales que culminan el final de la carrera académica con la obtención del doctorado. Dicho elemento genera cierta fragilidad en determinados entornos como el universitario donde los órganos de poder y decisión están conformados en su mayoría y por requisito sin ecuánime de doctores de diferentes  disciplinas.    El nuevo esquema, situará a la Enfermería en el mismo escenario de otros grupos profesionales con mayor trayectoria investigadora y mayor fortaleza en la evidencia científica. Es por ello que debemos animar a las futuras generaciones de enfermeras a que culminen el nivel máximo académico y accedan a programas de doctorado para que sean estos futuros profesionales los que puedan poner voz y voto desde la mirada enfermera y dentro de los diferentes órganos de decisión bien sean docentes, investigadores, gestión y/o asistencial (4).
   La Dra. Mª Antonia Martínez profesora agregada en la Universidad de Barcelona y dentro del Departamento de Enfermería Fundamental y Médico-Quirúrgica, se doctoró en Ciencias Enfermeras y hemos querido saber su opinión y su visión actual frente al Doctorado en Enfermería.  
   Una de las reflexiones que aflora en la conversación mantenida es la necesidad de una alta motivación científica y alto nivel de inquietud intelectual en todas aquellas personas que quieran entrar en un programa de doctorado, así como la necesidad de participar o pertenecer como miembro activo en grupos de investigación multi-interdisciplinarios. En la actualidad, la exigencia de obtener el título de doctor sólo es solicitada en el ámbito universitario, en el resto de entornos profesionales no es requerido y en la mayoría tampoco está remunerado o contemplado en la carrera profesional.
   La Dra. Mª Antonia Martínez analiza que el nuevo Real Decreto 195/2016, de 13 de mayo,   conlleva un mayor control y exigencia tanto antes como durante el programa de doctorado, obligando a las Universidades a establecer y elaborar programas de doctorados con dotación suficiente en cantidad y calidad que garantice el objetivo de futuros doctores  con un nivel competencial alto que asegure el desarrollo económico y cultural de nuestras sociedades, avanzando en el conocimiento científico de los jóvenes investigadores a través de investigaciones originales e innovadoras.
   En la conversación mantenida pone especial énfasis en que la llegada de doctoras dentro de la disciplina enfermera es necesaria para el presente y futuro de la profesión. Dicho nivel académico nos dotará de fortaleza, igualdad y poder de decisión en cómo queremos que sea la enfermera.
   Finalmente, este trabajo debo agradecérselo a nivel personal y de parte de la RINEH de la que soy miembro, a la Dra. Mª Antonia Martínez que con paciencia atendió a mis dudas, corrigió mis errores y dio forma definitiva a este post. Humildemente, gracias. Como muy bien apuntó nuestra compañera Paloma Garcimartín en el post del 14 de marzo, “preguntemos al que sabe”…y eso mismo he hecho.



Montse Pardo
montsepardo1@gmail.com
Referencias
  1. Real Decreto 56/2005 (ES). 21 de enero, por el que se regulan los estudios universitarios oficiales de posgrado. Boletín Oficial del Estado. [Internet]; p. 2846. Disponible en : http://www.boe.es/ diario boe/txt.php?id
  2. Real Decreto 99/2011 (ES), de 28 de enero, por el que se regulan las enseñanzas oficiales de doctorado en España. Boletín Oficial del Estado. [Internet]. 2011, p. 13909. Disponible en: http://www.boe.es/ buscar/doc.php?id=BOE-A-2011-2541.
  3. Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación. El programa de Convergencia Europea: el Crédito Europeo [Internet]. [acesso 28 ago 2014]. Disponible en: http://www.aneca.es/Documentos-y-publicaciones/ Otros-documentos-de-interés/Convergencia-Europea.
  4. López-Montesinos MJ, Maciá-Soler L.  Doctorado de Enfermería en España. Rev. Latino-Am. Enfermagem 2015; 23(3):372-8. DOI: 10.1590/0104-1169.0512.2567

Comentarios

Entradas populares de este blog

CONTRASTES DE UNA SALA DE HEMODINÁMICA DESDE LA PERSPECTIVA DE UN ENFERMERO CHILENO

"EL ESPECTÁCULO DE UNO MISMO"